Maite Matalobos, coordinadora de A Estrada: “La clave de que todo funcione es remar en la misma dirección”

ALFONSO HERMIDA
Comunicación Colegio de Enfermería de A Coruña
 

El equipo de enfermería del Centro de Atención Primaria de A Estrada (Pontevedra), perteneciente al Área Sanitaria Santiago-Barbanza, es el segundo de España en el ranking del Monitor de Reputación Sanitaria correspondiente a los mejores equipos de enfermería de Centros de Salud. El reconocimiento no es nuevo. Llevan tres años consecutivos siendo reconocidos por los propios profesionales. 

Al frente del equipo de enfermería se encuentra desde 2015 Maite Matalobos. Esta diplomada en enfermería por la USC, fue supervisora del área de recursos humanos del CHUS entre 2002 y 2006. Trabajó como enfermera de unidades especiales hasta 2011, año en el que entabló su primer contacto con la Atención Primaria.

Con Maite Matalobos, coordinadora de enfermería del Centro de Atención Primaria de A Estrada, iniciamos una serie de entrevistas con algunas de las compañeras que están al cargo del equipo de enfermería de los centros de salud de la provincia.

-¿Cuál es la función principal de una coordinadora de enfermería en Atención Primaria?

Somos un tándem jefe y coordinador. Gestionamos no sólo recursos humanos y materiales, sino que supervisamos cualquier actividad o problema que pueda afectar a nuestro servicio.

-¿Cuántas enfermeras están a tu cargo en A Estrada?

El SAP de A Estrada lo componen, además del centro de salud, tres centros periféricos: Oca, Souto de Vea y Codeseda y un P.A.C., por lo que entre todos hablamos de 22 enfermeros, 3 TCAE, 2 matronas, 3 fisioterapeutas y 1 higienista. 

-Tras tantos y tan seguidos reconocimientos, ¿cómo se consigue mantener la reputación como uno de los mejores servicios de enfermería de España?

Está claro que no es fácil ser el mejor y mantenerse entre los mejores. Que los propios profesionales de toda España nos reconozcan durante tres años consecutivos y, teniendo en cuenta que somos un centro de salud de una pequeña localidad, me llena de orgullo y denota que algo estamos haciendo bien. La clave remar en la misma dirección. 

-¿Qué tiene A Estrada que no haya en otros centros?

No me gustan las comparaciones y no puedo hablar de otros centros porque desconozco cómo funcionan. Nuestro centro trabaja para garantizar la equidad, la accesibilidad, la continuidad, la calidad y la seguridad de la atención, enfocándonos en tres planos: preventivo, asistencial y el rehabilitador.

A Estrada

-¿Cuál es el perfil medio de vuestros  pacientes?

Teniendo en cuenta que es una localidad cercana a 20.100 habitantes, con unos 9.800 en zona urbana y el resto rural, de los cuales 5.800 aproximadamente son mayores de 65 años, nos encontramos con pacientes pluripatológicos, con enfermedades crónicas y problemas sociales añadidos. 

-¿Cuál es la ratio enfermera/paciente en A Estrada?

Voy a distinguir entre menores y mayores de 15 años. En pediatría la ratio es de 1.100 pacientes por enfermera, y en adultos se acerca a los 1.200.

-¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrentas en la actualidad en tu puesto?

Desde dos puntos de vista: profesional y pacientes. La falta de profesionales es, sin duda, un gran problema. Durante más de 6 meses al año no está la plantilla al 100 %. Y en cuanto a los pacientes, las expectativas ciudadanas crecientes, poco tolerantes a la espera y con muchas exigencias, nos llevan a realizar diariamente una educación sanitaria para lograr un uso responsable de los servicios sanitarios.

-¿Qué imagen tiene la enfermería comunitaria en la sociedad y dentro de la profesión? 

Creo que es un profesional altamente capacitado y comprometido con la salud y el bienestar de la comunidad. Su dedicación, la capacidad de trabajo en equipo,su enfoque preventivo y sobrada experiencia en el cuidado de la salud y la gestión de enfermedades crónicas convierten a las enfermeras en un recurso invaluable para los pacientes y sus familias. 

-¿Cómo se gestiona la escasez de personal y la alta demanda de pacientes en épocas como el verano?

Como servicio creemos que es nuestro deber garantizar la asistencia, por lo que gestionamos las ausencias dentro del propio servicio, intentando anticiparnos, aunque reconozco que en ocasiones es una ardua tarea.

-Desde tu punto de vista, ¿por qué faltan médicos y enfermeras en los centros de salud?

Hay muchas teorías al respecto: precariedad laboral, motivos económicos (con sueldos más elevados en otros países), mejores condiciones laborales… Seguramente confluyen, pero la falta de previsión de relevo generacional y el incremento de plantillas me parece que ha sido el detonante, con una solución no a corto plazo. 

-¿Tenéis tiempo para dedicarle a las actividades comunitarias en la consulta? 

Está claro que no es precisamente tiempo de lo que disponemos, por eso creo que las actividades comunitarias deben de ir un paso más allá que una intervención en consulta. Debemos de salir a la comunidad contando con la colaboración del concello, de las asociaciones de pacientes y de otros miembros de la comunidad. 

-El pilar del sistema sanitario es la Atención Primaria. ¿Os consideráis tratadas como tal?

Creo que en general ya hay una visión diferente del papel de la Atención Primaria. La pandemia ha marcado un antes y un después, pero queda un largo camino por recorrer.

-¿Se cuenta con la enfermería en la búsqueda de soluciones a los problemas de la Atención Primaria?

Sinceramente, creo que sí. De hecho yo misma he participado junto a otros profesionales de enfermería y de diferentes categorías, con la colaboración de sociedades científicas, asociaciones, universidades, concellos y colegios profesionales en la elaboración de la Extratexia galega de saúde 2030.

-La enfermería está cada vez mejor formada. ¿Cómo se consigue que el personal mantenga unha formación lo más actualizada posible?

Cualquier profesional sanitario sabe que su formación no acaba en la facultad. La medicina y la enfermería son campos que evolucionan rápidamente. La formación contínua ayuda a los profesionales de la salud a identificar y prevenir errores, mejora la seguridad del paciente, reduce la morbilidad y mortalidad y eleva   la propia satisfacción profesional, mejorando la confianza.

Disponemos de una unidad de docencia muy involucrada que nos hace partícipes de esta formación, además de organismos como el  ACIS, el ministerio de Sanidad y las propias organizaciones colegiales entre otros.

-¿Cómo ha cambiado la Atención Primaria desde que empezaste?

Ha experimentado cambios significativos impulsados por el uso de nuevas tecnologías, las tendencias demográficas y cambios en el sistema de salud. Se ha enfocado cada vez más en la prevención de la enfermedad y en la promoción de hábitos saludables. Se ha creado un modelo centrado en el paciente en el que se prioriza la comunicación efectiva, la participación del paciente en la toma de decisiones y el respeto por sus preferencias y necesidades individuales. 

-¿Cuál fue el logro más significativo de la Enfermería Familiar y Comunitaria en los últimos anos? 

Empezar a abrirse camino como especialidad en los centros de salud. Se están transformando cada vez más plazas con especialistas en enfermería familiar y comunitaria, algo muy importante y que va aportar valor a la atención primaria. 

-¿Qué cambios le gustaría ver en el futuro? 

Una atención primaria fortalecida, con un equipo de profesionales formado e implicado, que trabajen en el límite superior de sus competencias. Y un paciente formado e informado, que sea responsable de su salud y haga un buen uso del sistema sanitario.

-¿Cuándo veremos una enfermera gestionando un centro de salud?

Espero que pronto. No creo que la categoría profesional sea en este caso lo importante. Debe asumir la responsabilidad quien esté mejor cualificado para ello.

-¿Qué consejo les darías a las personas que están a punto de empezar su especialización en Atención Primaria?

No quiero realmente aconsejar, sino remarcar el papel importante que juegan. Ellos representan el futuro de la Atención Primaria.


Imprimir  

Calle Álvaro Cunqueiro, Nº 7 - 1º

15008 - A Coruña

981 168 033

Horario de oficina:

8:00 a 14:30 horas de lunes a viernes

 

 

Calle Romero Donallo, Nº 27 - Entlo.

15706 - Santiago de Compostela

981 598 870

Horario de oficina:

8:00 a 14:30 horas de lunes a viernes