La Unidad de Lesionados Medulares: humanización y tecnología para una nueva vida

Y al igual que la unidad se certificó en su momento por la calidad, busca ahora la certificación de humanización  que respalde la atención que dan a sus pacientes.Y es que la esencia de la atención en la Unidad de Lesionados Medulares se traduce en una relación cercana y personalizada con los pacientes. 

Bea nos cuenta que los pacientes son el centro de su trabajo y pretenden que así se sientan ellos, no son sólo casos clínicos; son individuos con historias, familias y vidas que merecen una atención que va más allá de lo técnico. Porque la mayoría no están enfermos, sino que están en un proceso de aprendizaje de rehabilitación para adaptarse a una nueva vida. La humanización empieza en el trato cercano a los pacientes, llamados por su nombre, incluso por apodos familiares, creando un ambiente que supera las simples prácticas médicas. Implica adentrarse en la historia clínica de cada persona, entender sus necesidades únicas y reconocer la importancia de su entorno familiar.

Educación sanitaria y continuidad de cuidados

La capacitación y la educación sanitaria se erigen como pilares fundamentales en la unidad. Además de conocer protocolos, implica una comprensión profunda de cada paciente y sus necesidades. El proceso de enseñanza y supervisión se convierte en un elemento clave para garantizar la transición hacia la autonomía del paciente y su familia. En la última etapa del proceso, la supervisión se convierte en un elemento fundamental. Supervisar que los pacientes y sus familias realicen correctamente los cuidados aprendidos garantiza una transición suave hacia la autonomía, donde ellos mismos puedan llevar a cabo las prácticas esenciales.

La conexión entre la consulta externa y la planta refleja un compromiso constante con la evolución de la atención a lo largo del tiempo. La enfermera que trabaja en la consulta externa, con al menos tres a cinco años de experiencia en la planta, actúa como un vínculo vital. Su conocimiento profundo de los cuidados específicos y la capacidad para evaluar cómo estos se están implementando en el entorno doméstico son primordiales. 

Las enfermeras de la Unidad de lesionados Medulares tienen una gran carga asistencial y tienen que estar preparadas para trabajos muy específicos a pacientes críticos y de muy larga duración, para toda la vida, por eso Bea reclama la especialización, como es el caso de comunitaria o psiquiatría, pero reconoce la dificultad de que así sea porque son muy pocas profesionales. 

La capacitación, la educación sanitaria continua y la conexión entre la planta y la consulta externa forman pues un triángulo que impulsa la calidad y humanización de la atención en la Unidad de Lesionados Medulares del Hospital de A Coruña. 

Al cerrar la entrevista, Beatriz comparte su experiencia personal, destacando que llegó a esta unidad por error, pero se ha convertido en una carrera de 23 años marcada por la vocación. Su consejo para futuros profesionales: la importancia de probar y dar tiempo, reconociendo que trabajar en esta unidad va más allá de las dificultades y desafíos con las que se encuentran al enseñar a sus pacientes a seguir viviendo una nueva vida.

 


Imprimir  

Calle Álvaro Cunqueiro, Nº 7 - 1º

15008 - A Coruña

981 168 033

Horario de oficina:

9:00 a 14:00 horas y 16:00 a 19:00 horas de lunes a jueves

viernes de 08:00 a 14:30 horas 

 

Calle Romero Donallo, Nº 27 - Entlo.

15706 - Santiago de Compostela

981 598 870

Horario de oficina:

9:00 a 14:00 horas y 16:00 a 19:00 horas de lunes a jueves

viernes de 08:00 a 14:30 horas