Jump to Navigation


La Organización Colegial de Enfermería se reúne en Toledo bajo el lema ‘Juntos construyendo el futuro’

Los representantes de los Colegios de Enfermería han decidido denunciar al Gobierno por no adaptar de forma adecuada la Directiva Europea de Cualificaciones profesionales al derecho español
miércoles, 21 marzo, 2018

Más de 150 representantes de la Organización Colegial de Enfermería, Sociedades Científicas y estudiantes -que representan a casi 300.000 enfermeras- se reunieron en Toledo el pasado fin de semana para debatir, conocer y analizar las amenazas y retos a los que se enfrenta la profesión bajo el lema ‘Juntos, construyendo el futuro’. Por parte del Colegio de Enfermería de A Coruña asistieron el presidente, Amador Villaverde, y los vicepresidentes, Ana García y Avelino Castro.

Organización

A nivel organizativo y de cara a conseguir la máxima eficiencia y participación en los grandes frentes de la enfermería española, han decidido establecer una línea nueva de actuación basada en la virtualidad y el trabajo en red con representación de todos los Colegios de Enfermería. Nueve comisiones de entre seis y ocho miembros se reunirán de forma virtual y estarán en permanente conexión para lograr así la máxima eficiencia en sus trabajos y evitar desplazamientos innecesarios y optimizar el tiempo. Estos grupos abordarán temas clave para el desarrollo profesional y el devenir del sistema como son el empleo, la igualdad, la formación especializada y posgrado, la gestión clínica, la prestación de atención, el ejercicio profesional, la gestión colegial integral o el uso de las redes sociales y otras tecnologías.

Directiva europea de Cualificaciones profesionales

Uno de los temas tratados a lo largo de las jornadas ha sido el de las consecuencias negativas que ha supuesto para la profesión enfermera la trasposición al derecho español de la Directiva Europea de Cualificaciones Profesionales con una norma sin rango de Ley, concretamente un Real Decreto. En 2015 la Comisión Europea aprobaba al Directiva de Cualificaciones profesionales que afecta al ejercicio de todas las profesiones reguladas que existen en su territorio comunitario: enfermeros, médicos, abogados, ingenieros… etc. Y en lo que respecta a nuestra profesión, dicha Directiva establece cuáles deben ser las competencias básicas de una enfermera generalista. Entre ellas, se incluye una competencia fundamental para dar respuesta a las necesidades actuales y futuras de la población: el diagnóstico independiente de cuidados enfermeros.

El Gobierno decidió incorporar el contenido de la Directiva Europea al derecho español a través de un Real Decreto, generando una situación de incompatibilidad jurídica que afecta de lleno a la regulación de las competencias enfermeras. La Organización Colegial de Enfermería ya ha impugnado ante el Tribunal Supremo este Real Decreto por la vía contencioso administrativa y hoy los presidentes de la Organización Colegial, las sociedades científicas y los estudiantes de enfermería han decidido ir mucho más allá en la defensa de sus competencias profesionales y presentar una denuncia por este mismo tema ante la Comisión Europea.

Florentino Pérez Raya, presidente de la Organización Colegial de Enfermería, ha señalado que el Gobierno de España ha actuado de forma inadmisible y contraviniendo la normativa vigente, el compromiso europeo y el sentido común: “Ha incumplido el plazo estipulado por la Unión Europea para que los países comunitarios adaptasen la nueva Directiva a sus legislaciones. España ha sido el último de todos en trasponer la Directiva, tardando más de un año y medio en hacerlo, y encima, finalmente, lo ha hecho de forma inadecuada”.

'Farmacia comunitaria'

Los representantes de la profesión también han decidido hacer un frente común para luchar contra la amenaza de los pacientes y el sistema de la mal llamada ‘farmacia comunitaria’. Esta figura, promovida por algunas Comunidades Autónomas, a pesar de no tener respaldo legal alguno, pretende hacer actuaciones de carácter asistencial con los pacientes crónicos tanto en la botica como a domicilio. En este sentido, cabe destacar la clara pretensión de facturar por todos estos servicios a las arcas públicas, a las mutualidades o al propio paciente, tal y como han reconocido públicamente en varias ocasiones. Se trata de actuaciones con pacientes vulnerables que requieren de las garantías de independencia clínica que sólo pueden asegurar las profesiones médica y enfermera.

 



by Dr. Radut.